La innovación es un desafío y no un drama, una oportunidad y no una amenaza.
Con este subtitulo, desde ARAME, Asociación de mujeres empresarias y profesionales de Aragón, reanudamos este año el tradicional encuentro con formato desayuno, en esta ocasión con el Consejero de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga.
Interesante cita, que entre otras cosas y además de poner en valor que es necesario seguir promoviendo y fortaleciendo el desarrollo empresarial y la innovación en nuestra Comunidad Autónoma, parte del debate se centró en el desarrollo profesional de las mujeres en el sector de la Innovación en el ambiro empresarial y en las Administraciones Públicas, notándose ya las diferencias al respecto.
Se da la circunstancia de que en este momento hay un alto porcentaje de universitarias altamente cualificadas para jugar un papel clave en la estrategia industrial 2020
Y si bien es cierto, como decía, las diferencias son importantes cuando hablamos de representación femenina de la innovación en la Administración Pública ,alcanzando el 40 %, no es igual en el ámbito privado, donde la presencia de las mujeres en el sector tecnológico, ocupando puestos de responsabilidad, no alcanza ni de lejos esos umbrales.
Durante los primeros días de enero de 2015 en la sede de Naciones Unidas se llevó a cabo un estudio sobre mujeres emprendedoras y la innovación, y se preguntaban si existían diferencias de género respecto al nivel de tolerancia del riesgo y a las formas de innovar.
Los resultados muestran que existen diferencias en cuanto al nivel de resigo que las emprendedoras están dispuestas a asumir y a la forma de concebir la actividad, también se insistió en que los hombres se concentran más en expandir su negocio, y las mujeres en la prestación del servicio, la atención al cliente y buscan innovar continuamente, creando nuevos productos, métodos y procesos de producción, concentrándose en la creación de alianzas para mejorar la producción y el servicio, en definitiva, ser más competitivas.
Incrementar la participación de las mujeres en el sistema es un objetivo compartido por numerosas instituciones científicas en Europa. El objetivo es no perder talento y, por tanto, calidad y excelencia en la ciencia Europea
Se necesitan todos los recursos. Independientemente del género, la raza o la edad, el Espacio Europeo de Investigación debe utilizar todos los talentos disponibles y para ello debe desarrollar una educación superior de manera que la ciencia y la tecnología sean atractivas para todas las personas; se apliquen medidas para ayudar a la vida cotidiana de las mujeres con cargas familiares que quieren desarrollar una carrera científica; se exijan a las instituciones científicas que adopten planes y estrategias para incrementar la presencia de mujeres entre su personal científico a igualdad de méritos. Existe amplio consenso en las instituciones científicas europeas de que la escasa presencia de mujeres en la ciencia y la tecnología es un despilfarro de recursos que ni la ciencia, ni la economía, se pueden permitir.


María Jesús Lorente
Presidenta ARAME