Además la industria debe ir ligada a los cambios tecnológicos, a la investigación y desarrollo, y a la innovación que conlleva siempre mejores y más predecibles perspectivas de futuro.
La industrialización va ligada a procesos de internacionalización ya que en muchos casos hay que plantearse el mercado global como meta, si se quiere ser verdaderamente eficaz y rentable. La industria y su tecnología asociada resultan imprescindibles para cualquier país que quiera estar en primera línea de la prosperidad y el empleo.
Por motivos muy diversos, en el pasado reciente, Europa y España, han ido perdiendo fuerza en los aspectos industriales, y esto, en cierta medida, lo estamos pagando con creces. La Estrategia Europea 2020 y sus desarrollos Nacionales y Regionales, van en la vía de reindustrializar Europa, y esto es muy importante, pero hay que implementar esta Estrategia 2020 de verdad, y esto requiere, no solo mucha inversión, sino mucha inteligencia y esfuerzo.
No podemos perder, no debemos perder, el tren industrial, pues solo con los otros sectores de la economía, nuestra situación global estará coja, será débil, y España y Europa, pueden perder paulatinamente peso en el concierto mundial.
Hay que hacer un esfuerzo desde la base , y alentar, favorecer, e impulsar las iniciativas industriales, canalizar esfuerzos conjuntos, favorecer la internacionalización y permeabilizar todavía mas, la ciencia y tecnología de centros de investigación y universidades, con el tejido industrial.
Es necesario poner en valor la figura del Empresri@ en general y del empresari@ industrial especialmente, y fomentar la cultura del Emprendimiento Industrial.
Muchas cosas por hacer, por parte de las Administraciones públicas, Instituciones y Sociedad en general, pero de ello, en parte, depende nuestro futuro.

En definitiva,a Reindustrializar, que algo (mucho) queda.

_

María Jesús Lorente

Presidenta ARAME