Casi sin darnos cuenta ha llegado el Otoño, y nos metemos de lleno en la vorágine de prisas, trabajo, reuniones, eventos que nos tiene preparado este último trimestre del Año.

Y esta época es un buen momento para poner en marcha esa nueva idea, ese proyecto que tenemos ahí, casi casi olvidado, y que nos atrevemos a lanzar.

Son muchas las personas que creen que, si no se tiene éxito, que ni no es para triunfar, no merece la pena el esfuerzo.

Pero ese es un grave error, es necesario,  imprescindible, diría yo ,intentarlo , todas las veces que haga falta, aunque no siempre salga como lo habíamos planficado. Esto es mejor que permanecer inmóviles , sin hacer nada , dejando pasar antes nuestros ojos múltiples oportunidades , por miedo a fracasar.

Tengo un mantra que utilizo con frecuencia : “tu vida es una posibilidad infinita. Reinvéntate”.

Se trata , en definitiva, de adaptarnos a los cambios y poder continuar nuestro camino.

Quizás este miedo a intentarlo y fracasar tengo mucho que ver nuestra cultura.

Si observamos lo que dice el diccionario de la palabra Fracaso , señala que es un nombre masculino y en su primera acepción lo define como “el resultado adverso en una cosa que esperabas que sucediera bien “, simplemente eso , resultado , y está en nosotros poder modificar ese resultado final .

¡El resultado que con esfuerzo , conocimiento y experiencia podemos cambiar!

Este verano , tuve ocasión de leer “Las virtudes del Fracaso “ de Charles Pepín, y no podía estar más de acuerdo con algunas de sus observaciones , como por ejemplo que fracasar es aquello que nos hace más humanos.

En la cultura anglosajona se buscan emprendedores que hayan obtenido lecciones de sus errores, mientras que en nuestra cultura estigmatizamos el fracaso , y es justamente lo contrario lo que debemos hacer , impulsar y potenciar el intento , esto es lo que hará que nuestras empresas alcancen el éxito .

Desde Arame, sabemos que la gestión y el emprendimiento femeninos , en líneas generales , tienen una clara aversión al riesgo , y muchas veces esa cautela se transforma en parálisis.

Por eso es tan importante seguir trabajando para dar a conocer esos “casos de éxito “ que solo se alcanzan después de muchos intentos y varios fracasos.

Si crees que es posible , ya tienes la mitad del éxito ganado , y si fracasas , vuelta a empezar, lo que de verdad importa es que se vuelva a intentar, no tirar la toalla ante la primera dificultad.

Como dijo M. Jordán “ he fracasado una y otra vez en mi vida , y es por eso por lo que tengo éxito”

____

Maria Jesus Lorente Ozcariz

Presidenta de Arame