Así de rotunda comenzaba su intervención, el pasado día 24, la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, doña Mayte Pérez Esteban, en el desayuno que la Asociación de Mujeres Empresarias, Profesionales y Gerentes de Aragón organizó en el Hotel Spa Ciudad de Teruel.

La consejera, que unos meses antes ya había estado clausurando los Premios que Arame organiza desde hace 16 años en nuestra Comunidad Autónoma, aceptó nuestra invitación para participar en uno de nuestros desayunos mensuales, y no dudó en iniciar su intervención sobre “Educación, Cultura y Empresa en clave de futuro”, señalando que sólo la Educación y la Cultura pueden romper las barreras e ideas que no son beneficiosas para las mujeres.

La Cultura y la Formación son un factor clave para nuestros jóvenes en todas las etapas educativas y, de una manera transversal, se debe apostar por el liderazgo, el emprendimiento y la igualdad, como pilares que sirvan para la integración en el mundo laboral de estos jóvenes precisamente. Es necesario seguir avanzando, y así lo hizo notar la consejera, que aseguró que en los colegios e institutos se está trabajando con moderadores para combatir esas inercias que degeneran en violencia de género y perpetúan la desigualdad entre mujeres y hombres.

Se habló también de la necesidad de la escolarización temprana como pieza fundamental para la laboralización de las mujeres en el medio rural, y la posibilidad de llevar a cabo una conciliación necesaria, tanto en el entorno familiar como empresarial, y que en líneas generales resulta tan complicado en muchos pueblos por la falta de servicios mínimos, como guarderías o transporte escolar.

Se insistió también en la necesidad de potenciar el humanismo en la escuela, el instituto o en la universidad, y trabajar la inteligencia emocional, que nos ayude a cambiar comportamientos contrarios a la igualdad y que genere la autoestima de las mujeres, que puedan creer en ellas, en su fuerza y en sus posibilidades de crecimiento.

En el debate tampoco se dejó de lado la necesidad de reforzar el emprendimiento en la escuela y de cambiar la visión e iniciativa del alumno hacia otras salidas profesionales que, en definitiva, ayudarán a fijar población en la provincia.
Desde las empresas sabemos que ya no basta con que el candidato tenga unos conocimientos profesionales que le garanticen el desarrollo de unas funciones concretas. Se demandan habilidades, valores y actitudes, se buscan personas capaces de gestionar el cambio, orientadas al resultado, con iniciativa y afán de superación.

Hubo tiempo para reflexionar sobre la formación permanente, como ese proceso educativo continuado que es necesario para actualizar conocimientos, aptitudes y capacidades de las personas y que en las empresas sabemos que es un valor primordial para poder ser competitivos. Y por supuesto le tocó también el turno a la cultura que para Aragón representa una importante fuente generadora de riqueza. La industria de la cultura mueve empleo y posiciona a nuestra Comunidad Autónoma en todo el mundo, y debemos apostar fuerte por la marca Aragón, por optimizar los recursos que tenemos y buscar un equilibrio en su uso tanto cultural, deportivo como educativo.

En definitiva, fue un encuentro muy positivo en el que quedó muy claro que la diferencia está en el talento y no en el género, por lo que es esencial romper esas inercias y estereotipos que no benefician en absoluto al conjunto de la sociedad.

_

María Jesús Lorente

Presidenta ARAME