No es infrecuente ver como un empresari@ tira la toalla, no cuando se está atravesando el peor momento de una crisis, sino cuando aparentemente empiezan a vislumbrase las primeras señales de que algo está cambiando. Pero posiblemente es en ese momento cuando su resistencia psicológica está quebrada. Por eso quería hacer hincapié en un aspecto de la personalidad que es crucial para los momentos de adversidad, y es la Resiliencia, o como a mí también me gusta decir la Entereza: Esa capacidad de sobreponerse a la adversidad y salir fortalecid@.
Decía Edith Grotberg que, la Resiliencia se entiende como la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas.
Pero tenemos que, ser conscientes de que si no está en nuestras manos cambiar una situación que nos produce dolor, angustia o temor, siempre podremos escoger la actitud con la que afrontaremos este sufrimiento. Porque la actitud lo es todo en la vida, y por supuesto en nuestras organizaciones, no podemos dejarnos bloquear por una situación adversa.
Resistir desde la objetividad y el sentido común, debe ser algo que tod@ emprendedor debe imponerse, es relativamente fácil ser empresari@ cuando todo va bien, pero de verdad damos la talla justamente cuando nuestra mano de cartas es mala o muy mala. Pero la Resiliencia no solo afecta al empresari@, éste debe tenerla y saber transmitir esa habilidad, pero al mismo tiempo es necesario que en las organizaciones se fomente como una virtud, como un valor esencial de la Empresa y de tod@s sus componentes. No es bueno que nos dejemos vencer por un sentimiento de derrota, si hemos llegado hasta aquí, bien merece la pena seguir luchando.
Cerca de mi mesa de trabajo tengo la siguiente frase: ¿Sabes por qué el parabrisas es más grande que el retrovisor? Porque el camino que tienes por delante es más importante que el que dejas atrás.

Hace unos días en ARAME celebramos nuestro tercer desayuno, y esta vez nos acompañó Lola Ranera Gómez, consejera de Participación Ciudadana y Zaragoza Activa del Ayuntamiento de Zaragoza, y el titulo ya nos pareció todo un éxito, “Si es país para jóvenes“, y se habló de actitud positiva, y de compromiso , porque sí que estamos de acuerdo en que frente a la adversidad , el pensamiento negativo, l@s jóvenes emprendedores son un ejemplo de superación, quieren ser los protagonistas de su trayectoria vital y profesional, han decidido cambiar su actitud, superar las dificultades y mirar al futuro con optimismo, con ilusión y ganas de trabajar desde y para su ciudad.
Busquemos entonces nuestra capacidad de Resiliencia, que deriva del latín Resilere (Rebotar) y hagamos de nuestras organizaciones, organizaciones resilentes, que aceptan la realidad, tienen capacidad de improvisación, son creativas y generan compromiso con sus colaboradores.

_

María Jesús Lorente

Presidenta ARAME