El presidente de ADEA, Salvador Arenere; la presidenta de Arame, María Jesús Lorente, y el director
general de Kühnel, Javier Kühnel

Hace unos días salió a la luz el informe realizado por el Institute Peterson (USA), y parece ser que a algunos les han sorprendido los datos. Según este informe, las empresas con más mujeres directivas son más rentables.

Se analizaron casi 22.000 firmas cotizadas, de 91 países, incluidas 96 empresas españolas, y hacen una estimación muy alentadora: el margen neto de las empresas con al menos un 30% de mujeres en los puestos de liderazgo es hasta 6 puntos superior que los que no tienen esa presencia femenina.
A lo mejor, como ahora nos lo dicen desde un Instituto muy prestigioso de Estados Unidos, empezamos a tomarnos en serio el asunto.
Y pareciendo esto una novedad, nada más lejos de la realidad, hace ya mucho tiempo que organizaciones como la nuestra, Arame, venimos participando en proyectos europeos y sacando a la luz datos muy similares.
El último de estos informes que estamos elaborando se realiza dentro del Progress: “SHE DECIDES, YOU SUCCEED”, junto con Afaemme (Asociation of Organisations of Mediterranean Businesswomen), y las conclusiones en el marco europeo son que al menos las empresas que tienen una mujer en su Consejo de Administración demuestran una mayor rentabilidad de los recursos (Return on equity ROE) y que se traduce en que la empresa es más eficiente generando beneficios.

Asimismo tienen una mayor tasa de crecimiento: en estos últimos 6 años el incremento de los ingresos netos de estas empresas está en una media del 14% comparado con el 10% de crecimiento en el caso de empresas con Consejos de Administración masculinos.

Y empieza a tomar forma la relación entre igualdad de género y productividad, según Credit Suisse Research Institute, las empresas con una o más féminas en sus comités directivos presentaban mejores resultados en cuanto al rendimiento del precio de sus acciones, las grandes empresas mejoraron sus resultados un 26% y las pymes un 17%, sin importar el sector o actividad.

En su informe explica que las organizaciones con mujeres en sus puestos ejecutivos llevan consigo un fuerte rendimiento, una diversidad de estilos de liderazgo, una base de talento más amplio, una mayor capacidad de anticipación en tendencias de los consumidores y una mejora del gobierno corporativo.

Pero a pesar de estos datos esperanzadores, el esfuerzo por aumentar la diversidad de género en las empresas es aún muy lento, y la igualdad es necesaria, no solo en términos de justicia social, sino también para fortalecer la competitividad de nuestras empresas y organizaciones.

_

María Jesús Lorente

Presidenta ARAME