Ana Isabel Elduque, Catedrática de Química Inorgánica de la Universidad de Zaragoza, junto con Mª Jesús Lorente Ozcáriz, Presidenta de ARAME

El día 8 de marzo se celebró un año más el día Internacional de la Mujer, se trata de un momento para la reflexión acerca de los progresos que se están haciendo en campo, y sobre todo para darnos cuenta de lo que aún falta por hacer, y seguir exigiendo la plena igualdad en nuestra sociedad.

Unos días antes de esta fecha asistíamos atónitos a las declaraciones de un Eurodiputado polaco acerca de lo que pensaba sobre las mujeres y porque éstas deben ganar menos dinero que sus compañeros de trabajo. No reproduzco aquí sus palabras, no quiero darle más protagonismo, pero me sirve para hacer una pequeña reflexión, seguimos con ideas preconcebidas que impiden el desarrollo profesional y personal de las mujeres, nuestra sociedad sigue anclada en estereotipos y roles que se siguen transmitiendo en el seno familiar, y esta forma de pensar y actuar impide visibilizar el liderazgo femenino, y así, sin referentes es muy difícil el empoderamiento de las mujeres.

¿Y a que se deben estas barreras?

Varios son los factores, podríamos hablar del peso del acervo cultural, la sociedad en general es patriarcal y la mujer sigue teniendo un rol de cuidadora, y esto también se traduce en el ámbito laboral, sobre las mujeres recaen los cuidados de los hijos, padres y familia política

En general se tiene una cierta sensación de que la familia y el trabajo son incompatibles y que la ausencia de las mujeres del ámbito doméstico va a ocasionar un caos familiar, y esta forma de pensar de la sociedad, repercute negativamente en el desarrollo profesional de las mujeres.

Los datos son objetivos, en las empresas las reducciones de jornada por guarda legal y excedencias por cuidado de hijos son pedidas en más de un 95% por las mujeres, y esto tiene unas consecuencias a medio y largo plazo muy significativas, las mujeres tendrán más problemas a la hora de la promoción en su puesto de trabajo y seguirán siendo dependientes económicamente cuando se jubilen.

Otro de los factores que impide progresar a las mujeres es la falta de referentes femeninos en liderazgo. Es necesario visibilizar lo que no se ve, no basta con saber que lo hacemos bien, es necesario que se sepa y divulgarlo.

Y la formación, desde mi punto de vista, el factor más determinante y primordial, no podemos quedarnos fuera de las carreras técnicas y científicas que son las que están demandando las organizaciones, y nos tenemos que preguntar ¿Por qué las chicas no se sienten atraídas por este tipo de carreras? La trasformación tecnológica ya no es el futuro, es hoy, el presente, y no podemos permitir que las niñas se queden atrás.

Hace unos días se estrenaba una película “Figuras ocultas “, yo desde luego deseo que en el futro no muy lejano el titulo fuese “Figuras reconocidas “, pero para que esto sea una realidad se necesita el compromiso de toda la sociedad, desde todos los ámbitos, es necesario saber que todos somos responsables y que debemos estar comprometidos con la igualdad.

El talento, la capacidad innovadora y creativa no tienen género, y es hora de empezar a preguntarnos que estamos haciendo en nuestras familias, en nuestras organizaciones para fomentar los valores de la igualdad.

___

María Jesús Lorente Ozcáriz

Presidenta ARAME